Etiquetas

, , , , ,

Guitarrista flamenco «Lo que entendemos ahora como ‘flamenco fusión’ es el flamenco de toda la vida», afirma el esteponero, que toca hoy en La Cochera Cabaret

03.08.13 – 10:04 – ISABEL BELLIDO | MÁLAGA. – DIARIO SUR

Acaba de ser seleccionado por el Ministerio de Asuntos Exteriores para tomar parte de la oferta cultural que ofrecerá el año que viene en embajadas y centros de España en el exterior. Gustoso, acepta el reto, ya que Daniel Casares está acostumbrado a tocar las cuerdas de su guitarra fuera de las fronteras españolas.

-En su último disco, ‘El ladrón del agua’, coquetea con géneros como el jazz, la bossa o el rithm. ¿Es eso tocar flamenco fusión?

-El flamenco fusión no existe. Existe el flamenco. Lo que entendemos ahora como ‘flamenco fusión’, es el flamenco de toda la vida. Depende de las tendencias, de los movimientos culturales, de los compositores, de los instrumentos y también de que ahora los flamencos viajamos mucho y nos nutrimos de otras culturas, de lo que vemos en otros lugares. No podemos etiquetar al flamenco. El flamenco es flamenco.

-Muchos puristas del género criticaron a Camarón cuando grabó ‘La leyenda del tiempo’. ¿Le ha pasado algo parecido a usted?

-Me lleva pasando toda la vida. Pero, claro, a una menor escala porque yo no soy Camarón. A los que somos más débiles popularmente hablando nos atacan más, casi gratuitamente. Y no nos dejan hacer, bueno, no quieren dejarnos.

-¿Por qué?

-Porque la gran mayoría de todos los que defienden el purismo están equivocados. Si vas al diccionario, ‘puro’ significa algo que no tiene mezcla. Y el flamenco, precisamente, viene dado por una mezcla de culturas. El que se empeña en defender la pureza del flamenco es que en realidad no sabe de flamenco.

-¿Qué el dice a usted el término ‘flamenquito’?

-El ‘flamenquito’ es un nombre más que no tiene sentido. Al flamenco no hay que etiquetarlo.

-¿Qué siente al tocar de nuevo en Málaga, su tierra, tras haber estado de gira por ciudades como Nueva York?

-Es un placer y también una responsabilidad. Málaga es una plaza importante dentro del flamenco.

-Usted toca mucho fuera de España. ¿Tiene la sensación de que se valora más el flamenco fuera del país?

-Fuera se valora muchísimo, sobre todo según mi propia experiencia. El 80 por ciento de mi trabajo lo he hecho fuera. Pero aquí tambien valoramos el flamenco y se trabaja por y para el flamenco. Lo que pasa es que hay mucha gente que vive del flamenco sin valorar el flamenco, sin tener criterio. Me refiero a organizadores de eventos o programadores de conciertos que delegan en una persona para que todos los años organice el festival flamenco ‘x’ pero sin tener ni idea de quién puede actuar en ese evento. Fuera eso no pasa. Aquí hay mucho intrusismo y mucho colegueo.

-¿Han sido las circunstancias las que le ha llevado a hacer esa gran parte de su trabajo fuera de España o ha sido su propia decisión?

-Todos buscamos una proyección lo más extensa posible, pero sí que es verdad que el concierto de un solista guitarra interesa mucho más fuera que dentro. A mí me salen muchísimos más conciertos de guitarra sin ningún tipo de acompañamiento fuer, sin embargo, cuando me llaman desde España siempre me piden algún baile o cante. A lo mejor digo una barbaridad, pero creo que aquí no son conscientes del nivel de guitarra que hay.

-El guitarrista Manolo Sanlúcar acaba de anunciar su retirada, a los setenta años. ¿Cree usted que hay una edad límite para retirarse del mundo del flamenco?

-Depende del caso. Hay que sopesar las circunstancias personales de cada uno. Pero creo que no tiene edad. Es una cuestión de encontrarse satisfecho con lo que uno ha hecho.

-¿Cómo se plantea el verano en cuanto a lo musical?

-A mediados de agosto empiezo a grabar mi próximo disco. Además, seguimos con el espectáculo Guernica 75, que lo grabaremos para que salga a la venta. Por lo demás, cumpliré con las actuaciones que tengo ya firmadas.

-¿Cree que el arte que contiene el Guernica se puede expresar a través del flamenco?

-Totalmente. El flamenco es una música que tiene una característica muy importante: tiene mucha personalidad. Tiene carácter y fuerza, y al mismot iempo es muy sensible y dulce. Picasso siempre me ha gustado, creo que es el genio del siglo XX. Cuando vi el Guernica en el Reina Sofia comprendí que el cuadro poseía todas esas cualidades.

Fuente: diariosur.es

Daniel Casares: «El que se empeña en defender la pureza no sabe de flamenco»

Anuncios