Etiquetas

, , ,

Música para desnudar el Guernica

22.07.12 – 01:18 –

GUILLERMO VILLALOBOS | MÁLAGA.

Poesía, danza, pintura y, sobre todo, música, se fundieron durante la pasada noche en el Teatro Cervantes de la capital durante el estreno de ‘Guernica 75’, el nuevo espectáculo del guitarrista Daniel Casares, con el que trasladó al público su visión del popular cuadro pintado por Picasso a través de las cuerdas de su guitarra y de todo un despliegue audiovisual que no dejó indiferente a nadie.

Dividido en cuatro actos, Casares supo desgranar a ritmo de soleás por bulerías, tangos, rumbas, fandangos de Huelva o malagueñas cada uno de los detalles que rodean la popular obra del pintor malagueño, en un espectáculo compacto y muy cuidado en el que Casares y su elenco crearon una atmósfera, a veces de auténtica pasión o euforia, y otras de reflexión.

El espectáculo, enmarcado dentro del Festival de Verano Terral 2012 y diseñado por el guitarrista para rendir un homenaje diferente al ‘Guernica’ cuando ahora se cumple el 75 aniversario de su presentación, se inició pasadas las nueve de la noche con un solitario Casares sobre el escenario que, con sus manos y su guitarra, puso sonido al primer tema de la noche: ‘Málaga’, para continuar luego con ‘Minotauro negro’ y ‘La ventana de la luz’, con los que fue aumentando progresivamente la intensidad de las voces, cajas y guitarras hasta conseguir la primera gran ovación de la noche con un público en pie.

Y es que, el espectáculo de Casares, en el que tal y como destacó el artista lleva trabajando unos dos años, hubo tiempo para todo, desde violines, hasta la coreografía de una bailarina contemporánea o el vibrante zapateo de un bailaor que con su arte recreó el sonido de los pasos del caballo que aparece retratado en el lienzo de Picasso.

Impacto visual
Además de las doce piezas interpretadas por Casares, ‘Guernica 75’ también busca el impacto visual. Así, con el ritmo de cada tema, el guitarrista daba vida a un cuadro diferente cargado de simbolismo en los que podían distinguirse desde imágenes bélicas mientras suenan los acordes de ‘La oración del soldado’, hasta pinturas del pintor malagueño Andrés Mérida que evocan algunos de los motivos que aparecen en la obra picassiana como, por ejemplo, el toro.

Después de representar los cuatro actos ‘Cuna de mar’, ‘Esperanza en allegro’, ‘Cubismo y valentía’ y ‘El refugio del artista’, y momentos antes de terminar el espectáculo, Casares se dirigió al público para mostrar su gratitud ante los continuos piropos y aplausos. «Estamos cumpliendo un sueño que teníamos desde hace años. Ahora, por fin estamos sobre las tablas del escenario», apuntó Casares antes de tomar de nuevo su guitarra para interpretar el último tema de la noche ‘Horror y esperanza. La reconciliación’, con el que el artista puso punto y final al recital que llevará el próximo mes de octubre a Madrid para, seguidamente, presentar con todo pronóstico en Nueva York.

Casares supo desgranar a ritmo de bulerías o tangos los detalles de la obra del pintor.
Con cada tema, el guitarrista daba vida a un cuadro diferente lleno de simbolismo.
Música para desnudar el Guernica
Daniel Casares, en plena actuación. :: Patricia Merchán

Anuncios