La alquimia del toque de Daniel Casares, en Terral 2011
Málaga. Julio 2011
Teatro Echegaray.

El guitarrista malagueño presenta en el Echegaray su disco “El ladrón del agua”.

“Tengo pocas cosas que contar y mucho que tocar mañana”. De hecho, Daniel Casares ha tañido su guitarra tanto como ha hablado en la rueda de prensa de esta mañana en el Teatro Echegaray, donde ha confesado su emoción por el formato que presentará en el Festival de Verano Terral. “Estoy muy satisfecho de poder mostrarme mañana solo en concierto, ya que estoy muy cansado de que esto sólo ocurra en el extranjero”, ha dicho el instrumentista, que valoró el esfuerzo del Cervantes y Echegaray en la programación de este tipo de espectáculos. Y es que Casares cree que no se valora lo suficiente la impresionante cantera de guitarristas jóvenes de la tierra y que ni en España ni en Málaga se programan los suficientes conciertos de guitarra en solitario, algo que, aseguró, podría cambiar con esfuerzos similares al de Terral.

“Haré repaso de los temas de mi último disco, El ladrón del agua, pero también habrá improvisaciones. Tocar solo me da libertad”, ha explicado Casares sobre su espectáculo de mañana jueves (21.00 horas) en el Echegaray, un concierto para el que aún quedan algunas entradas a la venta. Sin dar muchos detalles, el artista malagueño, que estuvo acompañado por el director de Producción de los teatros municipales, Miguel Gallego, también adelantó que en 2012 volverá a colaborar con el consagrado Alejandro Sanz, que junto a Pepe Barroso es el responsable de Lola Records, el sello flamenco que ha publicado El ladrón del agua.

Flores, abejas, agua, plazas, romances y callejones aparecen en los títulos de las canciones de su quinto disco, el registro de un alquimista del toque que ha dibujado con palabras ese ambiente andalusí. Casares nos cuenta en forma de rumbas, bulerías, tangos, verdiales, rondeñas o bossas con dejes de tango historias de ‘ladrones’ y ‘tramposos’ que se pasean por rincones con casas blancas y aire sureño. Todo ello da forma a El ladrón del agua, en el que como siempre en la carrera del guitarrista y compositor malagueño (firma todos los temas) el flamenco saluda al latin-jazz, a las influencias árabes, mediterráneas o atlánticas.

El guitarrista nacido en el Limonar y fogueado en escenarios de todo el mundo (ojo, ha tocado junto a Cecilia Bartoli o Juanito Valderrama, nos ha representado en Shangai, ha estrenado musicales en EEUU) ya estuvo en el Cervantes en Terral 2009, en un concierto en el que tocaba mientras Andrés Mérida pintaba un cuatro. Y si entonces él y sus acompañantes lograron entusiasmar al público que casi llenó el primer escenario de la ciudad, ahora se nos presenta solo con su instrumento y en el escenario ‘pequeño’, la mejor versión para apreciar de cerca la sutileza, el colorido y el virtuosismo de su toque y la melodiosidad de sus composiciones.

Anuncios